El polémico especialista en soledad.

El 7 de enero en Francia el semanario satírico Charlie Hebdo fue atacado por miembros del Estado Islámico; 12 personas murieron, entre ellas Bernard Maris, amigo íntimo del escritor Michel Houellebecq. A partir de ese momento el escritor suspendió las presentaciones de MHsu nueva novela Sumisión (Flammarion, 2015) y desapareció de la escena pública.

Un par de días despues Houellebecq aparece en Alemania para continuar con la promoción de su libro “El comienzo de mis entrevistas ha sido penoso, porque he tenido que repetir en todas ellas que mi novela no es islamófoba. Ahora lo van a ser aún más, porque tendré que repetir eso y también que uno tiene el derecho de escribir una novela islamófoba si quiere”.

En algunos diarios se manejó la versión de que Houellebecq desapareció por miedo, ya que su novela es un texto que coloca al Islam en las puertas del Elíseo y las cosas en Francia ya se encontraban bastante pesadas, pues la coincidencia entre el ataque al semanario Charlie Hebdo y el su novela ponían el señalamiento sobre un tema sensible para los franceses: el Islam.

La coincidencia entre los ataques a Charlie Hebdo y la temática de Sumisión, obra de Houellebecq fue trágica; sin embargo no es nada raro que un autor francés del calibre de Houellebecq tuviera en la cabeza la relación Francia-islam penosa desde 2007, con el incremento de la migración musulmana. Recordemos por ejemplo en 2011, cuando el gobierno de Nicolás Sarkozy impone la prohibición del velo integral islámico en el espacio público y el castigo que se le impone a los hombres que obliguen a sus mujeres a llevarlo. Tambien Francia sólo cuenta con un lugar de culto por cada 2.600 habitantes musulmanes, lo que implica un gran incremento en la religión, desplazando a la católica.

El crecimiento musulmán en Francia ha traido en el país de la igualdad y la democracia una crisis de integración, no se establecen políticas adecuadas para asimilar la presencia musulmana, por el contrario, se fomenta la xenofobia y la resistencia a la incorporación; ahora, tras los ataques a Charlie Hebdo el panorama no parece mejorar. Houellebecq había venido hablando de su país desde la novela El mapa y  el territorio, donde revela en sus personajes un alejamiento de esa Francia que sostiene los valores que no puede practicar y de ahí surge Sumisión. El alejamiento suele ser la única constante del autor, como escribe en El mapa y  el territorio:

“Jed Martin se despidió de este modo de una existencia por la que nunca había sentido gran apego”.

Y de esa forma Michel Houellebecq se aleja, para escribir del mundo, pero se aleja y no, porque Sumisión es una ficción para burlarse de Francia y su cara feliz que nos regala todos los días como postal. Nuevamente el autor en El mapa y el territorio nos da otra clave para entender su nueva novela.

“Para emprender la escritura hay que esperar a que todo se vuelva compacto, irrefutable, hay que esperar a que aparezca un auténtico núcleo de necesidad”

Sin más Charlie Hebdo nos da la pauta para entender porque fue necesario para el autor escribir Sumisión, porque también sigue siendo necesario hablar de la relación autodestructiva entre musulmanes y parisinos.

Ver más en: (http://goo.gl/VuG30f)

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s